martes, 21 de enero de 2020

Por aquí entra el pescado al mercado

En la bocana del puerto pesquero de La Cotiniere, localidad de la isla de Oleron, se encuentran estas dos balizas, la del Gran Muelle (la roja) y el de la punta del dique sur (la verde). Están muy cuidadas, al igual que el puerto y el resto del pueblo. La Cotiniere mantiene su tradición pesquera y un gran y variado mercado en el que cada barco y cada mariscador tiene su propio puesto. Pero además se ha convertido en un lugar de veraneo, como casi todas las islas de esta zona, por lo que  tiene mucha vida y color. Una de las cosas que han sabido hacer los franceses es mantener su vida tradicional y compaginarla con las invasiones  temporales de turistas y viajeros vacacionales.

Altura: 11 metros el rojo, 8 metros el verde
Plano focal: 8 metros el rojo, 9 metros el verde
Alcance: 8 millas el rojo, 6 millas el verde
La roja es una luz de ocultación con una fase de 4 segundos, 3 segundo de  destello y un segundo de eclipse; la verde es una isofase de 4 segundos.
Accesibles  

martes, 14 de enero de 2020

Un ferry que evita Burdeos

Si vuelves de visitar el faro de Cordouan ella te da la bienvenida, o si  vas en el ferry hacia Pointe de Grave, la baliza roja del muelle sur del puerto de Royan te dice adiós. Además, ella me dio la solución para evitar el tráfico y los 'bouchons' que se forman en las circunvalaciones de Burdeos cuando quieres seguir hacia Bretaña y la costa atlántica. Se trata del ferry que une la villa de Royan con Le Verdon sur mer. Hay uno cada hora y cuarto y el trayecto dura unos 30 minutos. Desde Hendaya, por la A63 hasta la localidad de Marcheprime, después hasta Le Verdon. Son cuatro horas de viaje. Si no hay prisa, de camino se pueden visitar varios faros.
Altura 10 metros
Plano focal 11 metros
Dos destellos rojos en periodos de 10 segundos.
Alcance: 12 millas.
Accesible

lunes, 6 de enero de 2020

Llegan los Reyes Magos

No me lo han traído este año, pero alguna vez será. A los Reyes Magos les he pedido, para cuando se pueda, un viaje. Un recorrido por los alrededor de 40 faros de Marruecos, desde el faro de Ras El Ma, en el extremo este de Marruecos y a orillas del Mediterráneo, hasta el de Cap Barbas, el más al sur de la costa atlántica, en el desierto del Sahara. Cerca de 3.500 kilómetros y, le calculo, un mes de viaje para hacerlo con calma, visitándolos, y a poder ser durmiendo en ellos. Todos ellos son costeros, por lo que son accesibles en coche. ¿Alguien se apunta?

Por cierto, uno de ellos ya lo tengo visitado: el de cabo Espartel, que con sus 155 años es el más antiguo del país.
Altura 25metros
Plano focal 95metros
Cuatro destellos blancos cada  20 segundos.
Alcance: 30 millas

martes, 31 de diciembre de 2019

A por el 2020


Termina hoy un año y mañana empieza otro. Espero que el viejo no haya resultado muy doloroso y deseo que el nuevo nos vaya bien. Abrazos.

martes, 24 de diciembre de 2019

martes, 17 de diciembre de 2019

Atención, señores: el rey de los faros


Los franceses describen el faro de Cordouan como el faro del rey y el rey de los faros. También dicen que es el faro más antiguo del mundo todavía habitado. A regañadientes reconocen el título del más antiguo para la Torre de Hércules. Pero piques vecinales aparte... ¡Jo, qué faro! Con tres estructuras diferentes, la de 1360, la 1611 y, la actual, el recrecimiento de 1789, guía los barcos que se acercan al estuario de Gironde, en un amplio arenal que emerge con la marea baja y que es punto de fondeo de numerosas embarcaciones de recreo. Cuatro  guardianes se turnan todo el año para su mantenimiento, cuidado y guiar las visitas. Acompañadas por ellos se recorren, si al curioso le apetece, el Apartamento del Rey (que jamás ningún monarca francés pisó), la Capilla Real (que todavía se usa para bodas y bautizos), la Sala de los Girondinos (bautizada así en pleno fervor revolucionario para contrarrestar las referencias monárquicas de los pisos inferiores), la Sala de los Contrapesos (donde se encontraba la maquinaria que hacía girar la óptica), la Sala de las Lámparas (el almacén, vamos, donde se guardaba lo necesario para mantenerlo en marcha, desde la madera del siglo XVII hasta los grupos electrógenos de la segunda mitad del XX), la Sala de Guardia (donde lo fareros vigilaban que todo funcionara como es debido) y la linterna. Así contado no suena muy impresionante, pero cuando paseas por los mármoles, los artesonados, las pinturas, las esculturas, las tarimas... tienes que acordarte de cerrar la boca de vez en cuando. Normal que sea candidato a patrimonio de la UNESCO. Si es que dicen que tiene hasta fantasma. Al parecer, el primer ingeniero que trabajó en Cordouan se encuentra emparedado en sus muros.
Por cierto, los que quieran visitarlo y no tengan barco propio, hay compañías que que te llevan: una sale de Le Verdon-sur-mer, Vedettes la Bohème, y la otra de Royan, Croisières la Sirène. Y ya que estamos de enlaces, el museo del faro se puede visitar en 3D y puedes dar tu apoyo a su candidatura aquí.

Altura 68 metros
Plano focal 60 metros (mira tú, un segundo faro más alto que su plano focal)
Grupo de luz de ocultaciones, de dos destellos mas uno cada 12 segundos. Luz blanca para los sectores 14º a 126 º y 178.5º a 267; verde para el  sector 126º a 178.5 y roja para el sector 267º a 14º.
Alcance: La luz blanca 19 millas, la roja 16 y la verde15.
Visitable (301 escalones)

martes, 10 de diciembre de 2019

Ya que estamos aquí, un semáforo

Desde lo alto del faro de la Coubre se divisa el extenso bosque que da nombre a la torre. Y una de las cosas que primero llama la atención es otra construcción, de franjas horizontales blancas y rojas, que se eleva por encima de las copas de los pinos. Es el semáforo des Mathes. Un punto de señalización marítima para la trasmisión de mensajes. Construido sobre un búnker alemán en 1990 para sustituir al anterior de 1857, actualmente y desde 1998 está en desuso, en bastante mal estado y se prevé su inminente demolición.
La verdad es que no sé nada de estas construcciones.