martes, 27 de septiembre de 2022

Monumental y algo sola


 Dedicado a las Kalimotxazo Salvaje, a pesar de que ya no se llamen así, que se han empezado a interesar por los faros, aunque sea de lejos y por poderes.
 

En el anterior viaje por los faros gallegos me dejé llevar por el entusiasmo de ver la Torre de Hércules y me salté la enfilación de Mera, a la entrada de la ría de A Coruña. No le di importancia. Pero con el tiempo me fui percatando de que había pasado por alto algo serio, por lo que este verano de 2022 decidí enmendar mi error.

La verdad es que mereció la pena.

Las luces de Mera son una enfilación. Es decir, son dos luces alineadas que marcan un rumbo determinado para salvar algún obstáculo escondido que los barcos deben evitar para llegar a puerto o salir hacia mar abierto. En este caso ayudan a esquivar el bajo conocido como las Yacentes. Para entrar en la ría, el buque se alinea con las luces de Mera, pone proa a ellas y cuando por estribor aparece la enfilación de punta Fiateira es momento de virar hacia esta.

Y es curiosa la sensación que dan estas torres cuando se ven desde tierra. 

Las hermanas Mera son muy similares y se llevan tres metros, siendo la posterior más alta. Unos 300 metros las separan y la carretera de acceso pasa justo por debajo de Mera posterior. La impresión que da verla es de monumentalidad. Es una torre octogonal blanca rematada con balconcillo y una linterna de cúpula azul. La flanquean dos contrafuertes que se unen a la torre por cinco arbotantes. Al admirar este edificio de abajo arriba, se magnifica y sueltas un "woah". Además, no hay a su lado nada que le haga sombra, solo un pino muy superado por la torre. Cuando te acercas a su hermana, la ves desde arriba y parece más pequeña de lo que realmente es. Comparas impresiones y Posterior 1- Anterior 0.

Pero entonces te das la vuelta para volver a admirarla y viéndola recortada contra el cielo, sin nada alrededor, sola en un paisaje de matojos compactos y bajos, te da un cierto bajón. Verla aislada hace querer ser la pequeña, que cuenta con la vecindad del Aula de Aula del Mar Centro de Visitantes de Monumento en Natural Costa de Dexo-Serantes y junto a ella pasa un animado sendero que recorre esta costa. Posterior 1 - Anterior 1.

En la tanda de penaltis para el desempate que supone contemplar las dos desde la azotea del Aula del Mar, el tanto de la victoria se lo suele llevar la hermana Anterior, pero depende mucho del estado anímico del observador, de su tendencia a la introspección, a la melancolía o que sea de los que se dejan llevar por la luz y el color.

Altura: 14 metros
Plano focal: 81 metros
Destello de luz blanca de 2 sg cada 8 sg
Alcance: 8 millas.
Visitable y accesible.

 

 


martes, 20 de septiembre de 2022

Tengo medio listado

 

Con este tercer capítulo termino con el preámbulo de la nueva temporada. 

En la librería náutica Izaro, de Bilbao, encontré el primer tomo del libro Faros y señales de niebla. Parte I 2021. Editado por el Ministerio de Defensa, es la lista de faros, balizas y señales marítimas desde la francesa isla de Ré en el Charente Marítimo hasta Ilha Brava en el archipiélago de Cabo Verde. Incluye también las Islas Azores, de especial recuerdo y cariño en mi casa ya que allí fue donde empezó todo. Es decir, es la lista de la compra de todos los faros de la Côté Atlantique de Francia (sin la Vendée), la costa cantábrica española, el frente atlántico de España y Portugal (hasta cabo Trafalgar) y  toda la costa atlántica de África desde el marroquí cabo Espartel hasta la frontera sur de Senegal, más los archipiélagos ya nombrados y las Islas Canarias. Esta es la versión web.

Ofrece los números nacionales e internacionales de las señales; su nombre y localización; longitud y latitud; número de luces, apariencia y período de la luz, así como el tipo, las características  y período de la señal sonora; elevación sobre el nivel del mar; alcance nominal; descripción del soporte y altura sobre el terreno, y observaciones y datos complementarios. 

En resumen, una publicación técnica para marinos y navegantes que algunos curiosones consultamos. 

En algún momento tendré que hacerme con el volumen II, que cubre el arco mediterráneo que va desde la frontera este de Argelia hasta los Alpes Marítimos franceses, en la muga con Italia, pasando por el Estrecho. Lo que no entra es Córcega.

En este libro voy marcando mis muescas, mis trofeos de caza. Y me queda mucho por llenar. 


martes, 13 de septiembre de 2022

Documentación para un viaje


 A veces se nos olvida, pero antes de iniciar un viaje, sea de vacaciones, de exploración o de ambas cosas, suele ser útil y recomendable documentarse y preparar ciertas cosas con antelación. Este libro-guía-listado me ha sido de gran ayuda para recorrer el último tramo de la costa galega que me faltaba. Es Guía completa. Faros. Cantábrico y Galicia. Del fotógrafo Félix González Muñiz y editado por el propio autor.

Es un recorrido completo por todos los faros del norte peninsular. desde cabo Silleiro, en Baiona, hasta más allá de Higer, en Gipuzkoa, ya que salta a Francia e incluye los de Sokoa y Biarritz. No me cabe duda de que estos dos últimos son un aperitivo de otro trabajo de González Muñiz, ya que acaba de publicar otra guía similar con los de Andalucía (con el que espero hacerme pronto y adentrarme en la Andalucía mediterránea). La única duda es si se internará en Francia antes o después de recorrer Portugal, una vez haya acabado con el litoral español (hala, yo aquí, metiendo presión).

Como ya he dicho, esta obra me ha resultado muy útil. En primer lugar para poder tener localizados los sitios a donde queríamos ir y poder programar cada uno de los días. También aporta datos básicos y elementales de cada torre. Pero además me ha descubierto un par de balizas en A Coruña que no tenía controladas, una en uso y otra ya apagada. O sea que bien.

Junto a él, en la maleta le acompañaba el clásico Rutas por los faros de España, de Aguilar. Los dos se han complementado estupendamente.

 

 


martes, 6 de septiembre de 2022

Sorpresa del pasado en un trastero

 

 

Comienzo hoy una nueva temporada de Fareando. Septiembre ha llegado y el curso 2022-2023 comienza a correr.

Este verano también ha tenido su viaje para visitar faros (que por primera vez ha sido completamente familiar, con la K-Poper y el Greñas) y en el que me he reencontrado con algunos ya conocidos y he acabado el recorrido por todo el litoral norte peninsular. Me faltaba el tramo entre la Torre de Hércules y Corrubedo.

Pero antes de meterme en harina quiero contar una de esas sorpresas que te da la vida. Una de las que te hacen pensar en que hay un destino escrito para cada cual. No soy de los que creen en eso, pero no puedo negar que hay casualidades llamativas. 

A finales de marzo, justo quince días después de la última entrada de la pasada temporada, murió mi suegra, la madre de mi Santa y Paciente. Así que como podéis imaginar ha sido un verano de papeles y limpiezas. 

En el trastero de su casa encontramos este lienzo, una pintura del faro de Boujdour, ubicado en el cabo Bojador de la costa atlántica del Sahara Occidental y gestionado por la Dirección de Puertos del Ministerio de Infraestructuras, Transporte y Logística marroquí. 

Ella, Arantza, mi suegra, pintaba, pero esta no es obra suya, sino de su marido, de Fernan, a quien yo no conocí ya que falleció unos años antes de que mi Santa y Paciente y yo empezáramos a coscorronear. 

No es su mejor obra, además de que está sin terminar y sin firmar, pero ahí está, un faro esperándome en la casa de quienes acabarían siendo mis suegros.

Su historia es sencilla. Según me contó, un tuareg que cayó por Bilbao hace un montón de años le encargó a Fernan que le pintara este paisaje a partir de unas fotos que tenía. La tela es grandecica, como de metro y medio por un metro más o menos. Pero que entre el cliente no pagó según los plazos acordados desentendiéndose del trabajo y que el tema no debió resultar muy inspirador para el artista, el proyecto acabó de cara a la pared en el trastero durante más de 20 años. 

No me lo he traído a casa porque no nos cabe en ningún sitio, además de que ya tenemos algunos cuadros suyos en las paredes, pero desde luego que no va a volver al olvido.

Hay que ver cómo se dan las cosas. Destino o casualidad, pero mi suegro me mandó un faro hace más de un cuarto de siglo. 

Además, me recuerda un viaje que me gustaría hacer alguna vez: visitar los casi 40 faros que se encuentran bajo la autoridad marroquí, desde el de Ras el Ma (en el Mediterráneo y cerca de la frontera con Argelia) hasta el de Cap Barbas (en el sur del Sahara Occidental, casi en Mauritania). Todos ellos son faros de costa a los que se puede llegar en coche por tierra. Sin duda, un viaje largo y duro pero muy interesante. Hay mucha historia y muchas historias. Y el recorrido, unos 3.000 kilómetros más la vuelta, ya lo tengo mirado. Los puntos marcados son los hitos para calcular la ruta por la costa, no los faros.



martes, 8 de marzo de 2022

Parlamentando en las balizas del rio Adour (Anglet)

Allá por finales de setiembre llevé a una amiga, Villar (levántate y saluda), hasta Bayona para que comenzará un nuevo, ya lleva varios y he perdido la cuenta, Camino hacía Santiago. Una vez hubo sellado su credencial en la catedral y tras los ultreya reglamentarios, ella puso botas hacia el sur y yo coche hacia el oeste, hacia Anglet. 

Yo quería conocer el tramo del río Adour que desemboca aquí y ver de cerca una de esas torres que llaman semáforos y que no tengo muy claro qué misión tiene. La verdad es que a pesar de ser un tramo muy industrial, especialmente la orilla norte, es un paseo muy agradable y cómodo. Aunque si se hace desde el casco viejo de Bayona, es una buena caminata. 

Las de la imagen son la baliza verde del muelle sur que da entrada al río Adour y la roja es la del rompeolas que protege la entrada al río desde el lado norte. La roja de muelle norte, que hace pareja con la verde, y queda más a la derecha de la imagen, Por cierto, el lado verde pertenece al departamento de Pirineos Atlánticos y el lado rojo al departamento de Las Landas.

Como se ve en la foto, esta baliza sur es el 'parlamento' popular de Anglet y alrededores, donde pescadores y paseantes se reúnen para arreglar el mundo. Desde este punto y hacia Biarritz, hacia el sur, arranca una línea de playas con muy buena pinta para los deportes acuáticos. Son ocho: la Barre, les Cavaliers, des Dunes, de l'Ocean, la Madrague, les Corsaires, Marinella, Sablres d'Or y de la Chambre d'Amour.

Tengo que volver con la familia de excursión.

 

martes, 1 de marzo de 2022

El faro escondido de punta Galea


En octubre pasado volvió por unos días a Bilbao mi prima Itziar (levántate y saluda, por favor), la que vive en Florida desde hace mucho tiempo y a la que dedico todos los años la Maritime Madness que suele organizar la Florida Lighthouses Assotiation y en la participo con un entusiasmo de Final de Copa del Rey. Ahora que lo pienso, suele ser por marzo y tiene que estar al caer la de este 2022. Se trata de un concurso de votación popular por Facebook para elegir el mejor faro de Florida. Para ello los dividen n dos equipos temáticos que van cambiando cada año (en 2021 fue los faros de ladrillo y piedra contra los de metal y en 2020, los de la costa este contra los de la costa oeste). Los emparejan y se vota para ver cual pasa a la siguiente ronda. Pues eso, como la Copa del Rey o un Open de Tenis.

Pero a lo que iba, que me distraigo y me disperso. Aprovechando los escasos días que iba a estar aquí, unos cuantos primos quedamos con ella en Getxo. Como llegué con tiempo, me di un paseo hasta el faro de punta Galea e hice el descubrimiento del día, el faro viejo, el del siglo XIX. Mira que he pasado veces por allí y no me había fijado. Es lo que tiene ir en coche, que te pierdes cosas.

La verdad, resulta un poco complicado verlo si no sabes que está ahí. Lo levantaron dentro de un bastión militar y desde fuera parece una torre del propio fuerte. Duró en servicio medio siglo ya que su poca efectividad en momentos de niebla y su posición interior un tanto alejada de la punta del cabo daban muchos problemas. Su sustituto lo levantaron en una ubicación más adecuada, pero también hubo que trasladarlo otros cincuenta años después. La base del terreno sobre el que se asentaba comenzó a sufrir desprendimientos. A la tercera fue la vencida y el actual, unos 200 metros más al interior, ya lleva 72 años a pleno rendimiento y ha sobrevivido a un intento de convertirlo en un local de restauración.

Ahora sólo me queda buscar los restos del segundo faro. Sé que por la zona está la actual sirena de niebla. 

Y ya que estoy contándolo todo, llegué tarde a mi cita con los primos. No les sorprendió la razón.