martes, 25 de enero de 2022

El recién estrenado faro de punta Paloma


Probablemente este de punta Paloma sea el segundo más joven de los faros españoles después de que se inaugurara en septiembre de 2021 el nuevo faro de Mojácar. El gaditano se iluminó en enero del mismo año, hoy hace 370 días. En ese lugar ya existía otro anterior que fue sustituido por una luz provisional para marcar el bajo de Los Cabezos mientras se levantaba el actual en el mismo emplazamiento.

Acostumbrados a la tradicional imagen del faro de torre coronado con una gran linterna, este resulta sencillo, simple, como inacabado. Pero tiene su atractivo, su puntillo. Entra en el estilo de los modernos, como el de punta Hidalgo en Tenerife. Son distintos y definitivamente modernos, cada uno en su estilo. Además tiene la virtud de integrarse en el entorno destacando lo justo, no es cantoso. 

El de punta Paloma es un octógono torsionado de ladrillo caravista. Según el arquitecto que lo ha diseñado, está inspirado en las torres almenara tan características de esta zona costera andaluza. Para que quede más claro os dejo este vídeo editado por la Autoridad Portuaria de Algeciras con motivo de su puesta en marcha.


Faro de Punta Paloma from PUERTO BAHÍA DE ALGECIRAS on Vimeo.

Como tantos otros faros de la zona, está en territorio militar. Mira que vengo de una tierra fronteriza al pie de los Pirineos, llena de restos de antiguos castillos y bastiones militares que así lo atestiguan, pero no había visto tantos acuartelamientos modernos, en uso o abandonados, como aquí, en Cádiz. 

De hecho, mi Santa y Paciente y yo llegamos hasta punta Paloma siguiendo las indicaciones de un guardia civil del cuartel de Tarifa. Habíamos aparcado cerca y no encontrábamos ninguna indicación ni en mapas ni en navegadores de cómo llegar, así que optamos por lo más sencillo y tradicional, preguntar al que sabe. El agente, muy  majo y amable él, tras darnos las indicaciones necesarias, nos despidió con un consejo: "No dejen ustedes el coche muy lejos de donde vayan, que es terreno protegido y puede que alguno de mis compañeros les diga algo". No hubo tal encuentro, pero seguimos su recomendación por si acaso.

No tuvimos que alejarnos mucho del coche ya que se llega hasta la misma puerta y se puede dar la vuelta completa al recinto paseando. Las vistas son espectaculares. 

Hablaba antes de que echaba de menos una linterna clásica y si ya el anterior, derribado por ruinoso en 2007, carecía de ella y la luz salía por una ventada del segundo piso, ahora es más evidente. En la foto de la derecha se ve la nueva luminaria, así, como curioseando su nuevo entorno asomada a un balconcillo. Esta es la heredera de las históricas y clásicas linternas equipadas con lentes Fresnel. Si el viejo Augustin levantara la cabeza... probablemente preguntara por los aspectos técnicos y científicos. Así son los sabios.

Altura: 5 metros
Plano focal: 45 metros
Un destello de cada 4 segundos blanco y rojo seguido de una ocultación de un segundo. Blanco el sector entre 10º a 340º y rojo el sector entre 340º y 10º. 
Alcance: 10 millas.
Visible y accesible.


martes, 18 de enero de 2022

Liquidando stock


 
Revisando las fotos del viaje a Cádiz he encontrado esta que no recordaba. Es la baliza roja en el lado este de la isla de las Palomas, en Tarifa. No se ve bien y tengo otras mejores, pero el faro le hace sombra y creo que merece un cierto protagonismo propio. Por eso parece un robado pactado hecho por un paparazzi a una famosa para alguna revista del corazón de los años 90. 

Es una torreta cuadrangular roja.

Altura: 2 metros
Plano focal: 12 metros
Un destello rojo cada 5 segundos.  
Alcance: 5 millas 
Visible

martes, 11 de enero de 2022

Guzmán no vio este faro, pero yo sí



Guzmán no vio este faro, el de Tarifa, el de isla de las Palomas. Al Bueno me refiero, al del puñal, al del siglo XIII. Y es que esa fue la mayor sorpresa del día.

De crío conocí la historia de Guzmán el Bueno cuando sitiado por un jefe moro, este lo amenazó con matar a su hijo si no rendía el castillo. En respuesta, el cristiano le lanzó su propio cuchillo, el nazarí (aliado por cierto del infante Juan, quien guerreaba contra su hermano, el rey Sancho, jefe de Guzmán) mató al joven, el castillo no fue conquistado, y el general ganó honra, riqueza y el sobrenombre de el Bueno. Pero nunca me quedé con la copla de dónde estaba la fortaleza. 

Hasta el día que llegué a Tarifa para ver de lejos su faro. Allí me di de narices con mi viejo libro de Historia de la EGB (¿o era el de mi hermana? No me acuerdo ahora de ese detalle) y tenía forma de sólida construcción de piedra encalada. Vaya con el castillo de Tarifa. No sé si la historia del cuchillo es cierta, pero ese fortín es tan espectacular que te crees cualquier cosa. Hay que dar las gracias a las autoridades correspondientes por tenerlo así de cuidado y de accesible.

Algo que no pasa de momento con el faro aunque los munícipes locales se han puesto manos a la obra para solucionarlo. Hay que ver qué manía con mantenerlos fuera del alcance de posibles visitantes. Vale que está en un terreno militar, no es el único, pero hace años que las instalaciones están en desuso y la ubicación es perfecta para crear un centro relacionado con las actividades de aire y mar que han hecho famosa a la localidad y agrupar en él a las empresas que se dediquen a ellos. Por poner un ejemplo.

Hasta este verano de 2021, para ver el faro había que encomendarse a los santos. En concreto al de la punta del Santo, en el puerto. Un santo que en realidad no es tal, sino una enorme escultura del Sagrado Corazón de Jesús que despide y recibe a los pescadores que van a la faena en sus barcos. Desde la punta de ese espigón se puede ver en todo su esplendor. Que, por cierto, está más allá del cuartel desocupado.

Pero hace poco que se anunció que este año abrirá sus puertas tras su rehabilitación. Habrá que ver si se puede visitar entero o será solo sala cultural y de exposiciones (que tampoco es mala cosa). En cualquier caso, es un avance para disfrutarlo mejor. Que otros vayan tomando ejemplo.

A pesar de Guzmán el Bueno no lo conoció, esta torre de luz es larga historia ya que hay noticias de él a principios del XVIII, cuando se ordenó colocar un fanal sobre la torre almenara que ya existía. La verdad es que Felipe II fue un visionario.

Este de isla de las Palomas es de los pocos que quedan anteriores al primer plan de iluminación de costas de mediados del XIX. Después, todo ha sido una continua evolución hasta su actual automatización. 

Altura: 33 metros
Plano focal: 44 metros
Grupo de tres destellos blancos y rojos cada 10 segundos Blanco el sector entre 113º a 89º y rojo el sector entre 89º y 113º. 
Alcance: 26 millas la luz blanca y 18 millas la roja.
Visible y quizá dentro de poco visitable.

martes, 4 de enero de 2022

Que no os pillen desprevenidos

 

Yo os lo advierto, así que luego no os quejéis. 

Los Reyes Magos de Oriente ya están en camino. Preaparados y prevnidos, que luego las sorpresas son sorprendentes y sopresivas. Que sí no encuentro un zapato limpio, que si se me ha acabado el licor (habla con tu hermano que es el que se lo ha bebido), que vaya mierda de letra que no se entiende nada, que no hay pan para los camellos (que sí, que está ahí, pero ese está seco, pues no hay otro, lo que yo decía)...

Pues eso, aun contáis con algunas horas para dejarlo todo listo.

Sed felices.

viernes, 31 de diciembre de 2021

A por el 2022


Querídos seguidores de Fareando. Esta semana vuelvo a ir tarde, pero hoy es el día, hoy acaba el año 2021, que ha sido jodido, pero también ha tenido sus cosas. Algunos viajes, poner cara a nombres de Facebook, conocer nuevas personas, retomar contactos ha sido algunos de ellos.

El que entra también será jodido, pero esperemos que menos y que vaya a mejor. Y también tendrá sus cosas, así que disfrutémoslas.

Feliz Año Nuevo. Nos vemos en los faros. Los bares, de momento están medio cerrados, pero ya los irán abriendo.

viernes, 24 de diciembre de 2021

Feliz Navidad, felices fiestas.

 

Tenía que haberlo publicado el martes, pero me he tropezado con la vida.

Que haya  chaparrón, tormenta, marejada, niebla o pandemia ahí fuera da igual, para eso están los faros. Que cada cual elija el suyo y lo dicho, Feliz Navidad.

martes, 14 de diciembre de 2021

Faro de Camarinal, cuando el sitio no es el nombre


En el faro de Camarinal cruzamos la muga, la frontera entre las autoridades portuarias de Cádiz y de Algeciras. Pero no solo eso, no solo es un hito que marca un límite administrativo-burocrático, también lo es geológico-geográfico. Si bien la unión entre el Atlántico y el Mediterráneo, donde se hacen la foto los turistas, se considera que está en Tarifa, he descubierto buscando Camarinal que en realidad es el nombre del umbral batimétrico o submarino entre la cuenca atlántica y la cuenca mediterránea. Lo que los de tierra adentro y zona montañosa podríamos comparar con un collado entre dos valles o dos cumbres. 

También he aprendido que un camarinal es un lugar poblado por la camarina (Corema album), una planta arbustiva que da un fruto redondo blanco comestible.

(Nota mental: creo que en las notas de este viaje me estoy poniendo muy docto y profesoril. Tendré que preguntárselo al sector adolescente de la casa, la K-Popera y el Greñas, para corregir  una posible tendencia a la pedantería).

Este faro de almenara me ha gustado. Según mi particular escala de valoración de faros que expliqué cuando Trafalgar, este es de los arquitectura interesante, ubicación espectacular y camino de acceso atractivo. Entre las playas de los Alemanes en Zahara de los Atunes y la de El Cañuelo cercana a la duna Bolonia, se puede llegar cómodamente en coche desde la propia playa de los Alemanes o andando por una pista de tierra que sale desde la carretera que viene de Bolonia y que da servicio a las explotaciones agrarias y ganaderas de la zona. Ambas vías confluyen en el cabo de Gracia, donde se levanta la Torre Vieja, que entre 1989 y 1990 se reconstruyó para darle una segunda vida como faro.

Por cierto, me gustan más estas torres redondas de piedra que las cuadradas enlucidas. En todo caso, tanto unas como otras tienen a su favor que siendo de la década de los años 90, se alejan de la austera norma de aquella época que dio lugar a la funcional torre de fuste liso y soso con una linterna encima rodeada de uno o dos balconcillos.

Lo que más me llamó atención es el contraste entre la propia torre cilíndrica de piedra y la escalera de caracol blanca externa y exenta que da acceso a su interior. Es de esos contrastes que quedan bien, que no chirrían. Además me plantea la pregunta de como accedían a su interior los defensores y vigías de esta torre en el siglo XVI. Vale que se trata de ponérselo difícil a los malos, pero ¿también a los buenos?

Y ya que vamos de curiosos, otra cuestión: ¿por qué recibe el nombre de faro de Camarinal estando en el cabo de Gracia y punta Camarinal se sitúa más al sudeste?

Altura: 20 metros
Plano focal: 75 metros
Luz blanca con un grupo de dos ocultaciones cada 5 segundos. 
Alcance: 13 millas
Accesible